3 ene. 2014

Viaje Alrededor de una Mesa (Lecturas Recomendadas 2013)

La entrada de hoy trae de nuevo a uno de esos blogueros que uno ha descubierto en este año pasado del 2013 y con el que he entablado conversaciones via Twitter o email, ya que compartimos algunas lecturas y sus gustos, más cercanos a la novela negra, también me interesan, así como sus opiniones. Estamos hablando de Aramys Romero (@AramysRomero) y de su blog Viaje Alrededor de una Mesa (que ya ha pasado a formar parte de mi sección de blogs favoritos). Agradezco su amabilidad, comentarios y sus lecturas, por supuesto.

Estas son sus lecturas señaladas como favoritas de este 2013 pasado.

"Siempre es difícil elegir solo cinco o seis libros de todos los que uno lee al cabo de un año; elegir los mejores, que cosa tan difícil e injusta. Al final me he decidido, como veréis, por novelas un poco menos conocidas, las que están un poco fuera de lo comercial o en pequeños sellos, del resto, las más famosas, y haciendo un poco de trampas, os hablo al final en un par de líneas, que además, ya las ha nombrado muchísima gente.

El diablo  a todas horas de Donald Ray Pollock (Libros del Silencio): Espectacular novela que me dejó KO, oscura, cruel y mugrienta, una novela llena de pequeñas historias que se van entrelazando y que retratan la oscuridad del alma humana como  ninguna otra novela. Escrita con de una manera excepcional, seca y cruda, con escenas sangrientas y duras, pero con una trama pausada y tranquila. Excepcional.

La vall de la matança de Josep Masanés Nogués (Cossetània): Una pequeña joya editada (por desgracia) sólo en catalán. De la mano de Cossetània nos llega esta novela sobre un episodio de la guerra civil española. Una novela cómo no habéis leído nunca, en serio, con una prosa cercana a McCarthy, Masanés urde una trama épica y brutal, cruda, oscura, angustiosa, asfixiante, sucia y piojosa, una auténtica novela de guerra, real y apabullante. Imprescindible. 

Respirar por la herida de Víctor del Árbol (Editorial AlRevés): Sin duda una de las novelas que más me han afectado este año; durísima, triste, incontestable. Víctor tiene una manera de transmitir sensaciones a través de sus palabras, de sus personajes, que te dejan estupefacto, molido, con  sensación de insignificancia. Su prosa es clara e hipnótica, sus novelas fluyen como un gran río, llenándolo todo, cubriéndolo todo, creando lectores desde la primera página. Espectacular. Necesaria.

Por mal camino de Chris Womersley (Es Pop Ediciones): Aún la tengo grabada a fuego. Mi penúltima lectura del año. Una novela también dura, cruda, con dos protagonistas absolutamente perdidos y echados a perder, una novela narrada también con un aire cercano a la prosa de McCarthy, seca, áspera, lirica, con unas imágenes que se graban en la retina, con un ritmo pausado, medido, con un estilo precioso, con clase, y una trama brutal, una road movie absolutamente negra, de huidas e intentos de reinventarse, de sobrevivir. Magnífica.

Las enseñanzas de Don B de Donald Barthelme (Automática Editorial): No podía faltar un libro de relatos, a los que tanto me aficionado últimamente. Barthelme ha sido todo un descubrimiento para mí este año; un tipo surrealista, divertido, con una prosa exquisita y una imaginación desmesurada. Unos relatos llenos de ingenio y chispa, de irreverencia, de surrealismo, de genialidad. Totalmente recomendable, en cualquier momento, en cualquier lugar, en cualquier situación. Sobresaliente.

Cómo veis, mis lecturas más destacadas son más bien duras, de esas que te encogen el estómago, de las que golpean. No es buscado, leo de todo, de todos los géneros, pero si es verdad que las novelas que más me gustan son aquellas que hacen que algo en mi interior se remueva, se remueva mucho. Por último, no me gustaría dejar fuera algunas novelas más que, igualmente, me han hecho pasar unos ratos absolutamente increíbles: Vivir de noche de Denis Lehane, El muñeco de nieve de Jo Nesbo, Las luminosas de Lauren Beukes, las tres de RBA, las tres muy distintas, pero con una calidad indiscutible, irrefutable y que no pueden faltar en vuestras bibliotecas, La última tumba de Alexis Ravelo, negra, canaria y excepcional en todos los sentidos, y El joven Nathaniel Horne de Victor Sabaté, simplemente maravillosa, una delicia, una novela cortita, intensa, poética y todo un descubrimiento."


 No olvidéis visitar Viaje Alrededor de una Mesa. Un buen blog de lecturas más que interesantes.

2 comentarios:

  1. De la selección de Aramys me quedo con El diablo a todas horas, un libro tremendo y fascinante y con Respirar por la herida, es un placer leer a Víctor del Árbol.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Elegir una seleccion de los libros, peliculas o discos que vas apresiado en el año, siempre se vuelve muy dificil.

    Te sigo leyendo!!

    ResponderEliminar