25 ago. 2010

Soñar

Cuando el vaso se desborda
Y llegan las lágrimas al mar.
Cuando me mira sin verme
y olvida como volver a soñar.

Cuando al fin me ama
y al mirar esos dulces ojos,
en su reflejo veo otra cara.
En sus besos otra huella
y al sentir sus suspiros,
en su aliento leo otro nombre.

Cuando se apaguen las luces,
Y confundas nuestros rostro
Bésame y vuelve a soñar.

22 ago. 2010

Zombi Kindergarten

Los seguidores del Blog Deprisa y más en concreto aquellos que gozaban con los cuentos del Niño Zombi, está de enhorabuena. Nuestro amigo Pedro Escudero ha recopilado los que aquí habían sido publicados y alguno smás para que la editorial 23 Escalones los ponga a vuestra disposición. Bajo el nombre de Zombi Kindergarten se han preparado una serie de micros que tienen al singular Niño como protagonista. Y con ilustraciones de acompañamiento.

Y en la misma editorial, Pedro publica también otra serie de microrrelatos que un servidor ha tenido la ocasión de leer y corregir bajo el título de Esa Bella Melodía, dónde podremos disfrutar de unos micros de horror y humor negro con curisosas versiones de diferentes cuentos y de ideas que al bueno de Pedro le han ido surgiendo.

No os defraudarán. Os lo aseguro.

11 ago. 2010

Despido


Hoy tres palabras me han cambiado la vida:

-No vuelvas mañana.

Al principio no reaccioné, las ideas se peleaban rabiosas con las preguntas que no me atrevía a decir, tras unos segundos solo pude decir un:

-Disculpe Señor, creo que no le entiendo.

Con un ego alimentado por aduladores profesionales me miró de arriba abajo y disfrutando del momento me dijo:

-Con la actual situación en el mundo, tu puesto ya no es productivo ni necesario, además de necesitar que alguien realice tu trabajo siempre podemos llamar a otros que lo hacen por su cuenta, por mera vocación y no hay que pagarles.

Asentí con la cabeza y me marché con el rabo entre las piernas, tantos años de sudor y sacrificios se quedaban en nada.

Ahora, podré seguir por fin mi vocación de ayudar, después de milenios siendo el azote de la humanidad tengo mucho Karma que limpiar, montaré una clínica gratuita y ya tengo pensado hasta el nombre: Luz y Fer

4 ago. 2010

Unmolested for a few days

Cuando quiso darse cuenta, era otra vez otoño. Había perdido la noción del tiempo que llevaba fuera de casa, huyendo de una pesadilla a la que ella misma puso fin. Ya ni recordaba el cuchillo ensangrentado que le tintineaba en el bolsillo.

Las crujientes hojas amarillentas tapizaban las vías del tren, pero dejaban intacto el raíl sobre el cual ella jugaba a la cuerda floja. El único sonido que la acompañaba era el silbido del viento. En todo aquel tiempo, no había visto un solo tren. Ni una sola persona. Sólo ella y la vía. Y una paz intranquila.

Se acabaron las noches en las que ella esperaba a su padre borracho. Se acabaron las noches en las que su padre dejaba de cortar leña para cortarle la infancia. Y empezaba un camino incierto hacia una niebla lejana, que cada vez se hacía más espesa; una oscura boca que se abría más y más para engullirla.

Cuando quiso darse cuenta, era otra vez de noche. Y esta vez, la oscuridad parecía no tener fin. La vía del tren había desaparecido para dar lugar a un cementerio alfombrado de putrefactas hojas amarillentas. Los nichos de mármol resplandecían como si fueran apariciones. Sólo había un cartel con el que orientarse, pero lo único que lograba era desorientarla más aún: “BIENVENIDOS A SILENT HILL”.

El cuchillo ensangrentado volvió a tintinear en el bolsillo de Angela, recordándole lo que había hecho.


(Inspirado en Angela, de Silent Hill 2)